La CNMV no gratificará económicamente ninguna denuncia anónima. Sebastián Albella, presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores lo anunciaba, durante la presentación del Plan de Acción de 2018. En cambio, algunos de los principales modelos mundiales de “whistleblowing”, como el americano “recompensa millonariamente al denunciante”.

Destacadas figuras compliance apuestan por sistemas como el americano. En él se premia al denunciante. Otros, quizás influidos por la cultura generalizada de que el “chivato” está mal visto, consideran que una mera delación a través de los canales de denuncia es eficaz. En este sentido se pronunciaba recientemente el presidente de la CNMV. Anunciaba que la CNMV “no gratificará económicamente ninguna denuncia anónima que reciba en buzón de comunicaciones por supuestas infracciones”.

Para Albella el modelo “denuncia gratis” funciona bien en sí mismo. La CNMV recibe comunicaciones de hechos irregulares y se analizan las mismas, sin necesidad de que estas sean retribuidas. Cabría preguntarse si el número de denuncias (escasas según los datos proporcionados por el responsable de la CNMV) se vería incrementado con el incentivo económico.

La SEC, Securities and Exchange Commission (comisión del mercado de valores de los Estados Unidos) ha recompensado con más de 77 millones de euros, (85 mill.$) por algo más de una treintena de “chivatazos” desde el año 2011. En algunos de los casos el denunciante llegó a cobrar hasta 30 millones de dólares (En 2014). Siempre la recompensa obtenida dependerá de cada caso.

CANALES DE DENUNCIA COMPLIANCE

Respecto a los canales de denuncia compliance, en contra de lo que sucede en USA, no se encuentra regulado específicamente. En la actualidad cada empresa crea sus propias herramientas de denuncia, en algunos casos son protocolos de comunicación de irregularidades. La normativa en estos casos, se suele ceñir a recomendaciones relacionadas con el control de datos. En este sentido habrá que estar atentos sobre como queda la situación con la futura Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal, que se tramita en el Congreso de los Diputados

La Agencia Española de Protección de Datos se pronunció en 2007 acerca de esta cuestión. En su Informe jurídico 128/2007. Lo hizo en contra, mostrándose partidaria de un sistema donde “únicamente se admitiesen denuncias identificadas”. Con lo que no serían tenidas en cuenta las denuncias anónimas. Lo que nos lleva a plantearnos ¿Cómo pagamos al anónimo? ¿Se garantiza la identificación del denunciante si se premia económicamente la delación? ¿Puede, con garantías, un aspecto desligarse del otro (cobrar y anonimato)

CHIVATOS

En España está mal visto ser un chivato, el propio término coarta la acción de la denuncia. Es precisamente desde USA y países anglosajones, desde donde llegan términos y conceptos que “suavizan” el hecho de Informar Vs delatar. Analicemos sí no “Informer” (Informante , confidente). Los términos en sí mismo, si no invitan a colaborar por ellos mismos, si al menos no estigmatizan al “chivato”. Un ejemplo:

  • The police overlooked his illegal activities because he wastheir informer: (La policía hizo la vista gorda con sus actividades ilegales por que era un informante). Sustituyamos ahora informante por chivato y analicemos las consecuencias sintácticas.

Desde hace unos años la UE trata de importar de USA la idea de premiar o incentivar a aquellos que delaten prácticas delictivas en las empresas. Ademas garantizan anonimato y máxima discreción. En este orden de cosas y mediante el establecimiento de un sistema de denuncias, todos los empleados de la plantilla podrán ser denunciantes y denunciados, previa información de la puesta en marcha del whistleblowing.

Sin duda la evolución de los sistemas compliance, incluidas las herramientas de denuncia, requieren de una verdadera evolución de la Cultura Compliance, cultura de cumplimiento.

Canal Compliance


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Acerca de

Canal Compliance, surge con el afán de convertirse en canal de comunicación  e información Compliance. Estamos seguros de los beneficios sociales y empresariales del cumplimiento normativo. Somos conscientes que la eficacia de la norma se debe sustentar en la creación de una verdadera cultura Compliance y que ésta no es posible sin un verdadero canal de comunicación, una herramienta que permita que la información fluya con libertad e independencia y que ésta alcance a todos los actores del sector del Cumplimiento normativo.


CONTÁCTENOS

POR TELÉFONO