El Sistema Compliance de la empresa falló en el Caso Enredadera

Era un modelo a seguir. Estudiado en la universidad. Parecía eficaz y podría ser un buen eximente, pero falló el sistema Compliance.
¿Cuando se empezará a hacer compliance, sin dejar de hablar de Compliance?.

 

Enredadera en fachada sobre una ventana

 

En uno de los últimos eventos compliance a los que hemos tenido la suerte de poder asistir, un destacado ponente señaló que “en este país se habla mucho de Compliance, es hora de que empecemos a hacer compliance”. Este es un pensamiento común a destacadas figuras del cumplimiento normativo de este país. Pero, a tenor de las informaciones que siguen poblando nuestros informativos, no parece que se haya iniciado ese momento en el que dejemos de hablar de compliance para pasar a hacer compliance.

Caso Enredadera.

En los albores del mes de Julio el juzgado de instrucción 2 de Badalona, abría la caja de los truenos. Su eco alcanzó la práctica totalidad de la geografía nacional. La conocida Operación Enredadera puso de manifiesto, no sólo un caso más de corrupción.

Fueron tantos los municipios, de diversa índole política que sólo se alcanza a entender su amplitud, concebido como corrupción sistémica. Alcanza casi todas las mimbres del cesto de lo público. Ese eufemismo con el que hemos disfrazado el dinero de todos. El compliance nos está sirviendo para vestirnos de dignidad organizacional pero de momento, de él, solo se habla.

 

La empresa implicada poseía planes compliance que eran modelo de estudio.

Y no es que a la empresa implicada le fueran ajenos los planes de Cumplimiento Normativo. Ésta era filial de Sacyr. Entre sus sistemas de control había establecida una política de control y gestión de riesgos. Para identificar, evaluar y gestionar sus riesgos globales. Buscaba dar seguridad acerca de la consecución de los objetivos de eficacia y eficiencia en las operaciones. Fiabilidad de la información y cumplimiento de la legislación. Seguridad y eficiencia que en su filial no se cumplieron. Este blan incluso fue objeto de estudio por el Centro Superior de Estudios de Gestión en su Máster Compliance Officer de la Universidad Complutense de Madrid.

 

Código de conducta.

El código de conducta de Sacyr prohíbe de forma tajante cualquier comportamiento por parte de sus empleados que pudiera considerarse relacionado con la corrupción o el soborno. Todos los empleados y miembros de los órganos de gobierno del grupo, así como las UTEs y sociedades sobre las que se tiene control de gestión, han sido informados sobre las políticas y los procedimientos de la organización para luchar contra la corrupción, a través de las circulares de difusión del código de conducta.

El código establece explícitamente que los empleados de Sacyr no podrán ofrecer pagos de ninguna naturaleza destinados a obtener beneficios de forma ilícita, y se les prohíbe aceptar regalos o cualquier otra clase de prestaciones que pudieran afectar a su objetividad o influir en una relación comercial, profesional o administrativa. Sacyr ha creado un órgano de control del código de conducta, formado por miembros de la alta dirección.

Este órgano, además de gestionar la línea de denuncias del Grupo, es el encargado de velar por el estricto cumplimiento del código de conducta. La investigación de comportamientos de corrupción es responsabilidad de la dirección de auditoría interna, así como realizar trabajos encaminados a detectar dichos comportamientos si los hubiera. Para esto cuenta con un software específico de detección de fraude, con el apoyo de expertos externos cuando lo precisa y con personal especializado para realizar dicho trabajo, tanto preventivo como detectivo. Los indicios de corrupción son analizados en detalle y se actúa en consecuencia”

Fruta podrida

Algo falló.

A pesar de todo, algo falló y la corrupción se extendió a toda la geografía nacional. La causa está abierta por los delitos de prevaricación administrativa, fraude a la administración pública, malversación de caudales públicos, tráfico de influencia, revelación de información privilegiada, falsedad documental, cohecho, alteración de precios de concurso público y pertenencia a organización criminal.

En el marco de la causa que investiga Instrucción 2 de Badalona, se han practicado 55 entradas y registros en diversas comunidades autónomas, 19 requerimientos de información y una cincuentena de detenidos. Un total de 15 que han pasado a disposición judicial. El magistrado ha acordado prisión provisional, comunicada y sin fianza para uno ellos, procedente de León; y libertad con medidas cautelares, como retirada de pasaporte y personaciones periódicas ante la autoridad judicial, para los otros cinco. Del total de detenidos puestos a disposición judicial, el magistrado ha acordado cuatro ingresos en prisión (provisional, comunicada y sin fianza) y libertad provisional con medidas cautelares para el resto.
¿Cuando se empezará a hacer compliance, sin dejar de hablar de Compliance?

Canal Compliance


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Acerca de

Canal Compliance, surge con el afán de convertirse en canal de comunicación  e información Compliance. Estamos seguros de los beneficios sociales y empresariales del cumplimiento normativo. Somos conscientes que la eficacia de la norma se debe sustentar en la creación de una verdadera cultura Compliance y que ésta no es posible sin un verdadero canal de comunicación, una herramienta que permita que la información fluya con libertad e independencia y que ésta alcance a todos los actores del sector del Cumplimiento normativo.


CONTÁCTENOS

POR TELÉFONO