Eduardo NavarroEduardo Navarro23 enero, 2019
compliance-pascual-201901-1280x854.jpg

8min407
Entramos en 2019 con el firme convencimiento que será un año en el que las áreas de Cumplimiento Corporativo de las sociedades saldrán muy reforzadas internamente en cada compañía y obtendrán, en general, un mayor reconocimiento. 

 

Cada vez son menos los empresarios que desconocen el término. Si echamos la vista atrás, la gran mayoría de las empresas que decidieron implementar departamentos de compliance lo hicieron tras los últimos borradores de la reforma del Código Penal. Hace ahora cinco años. Un periodo en el que los ciudadanos hemos demandado cada vez mejores prácticas por parte de empresas y empresarios. Judicialmente se han multiplicado las investigaciones a personas jurídicas y aumentado las sentencias sobre las mismas por denuncias que habían comenzado con la reforma de 2010. Han proliferado las noticias al respecto. Se han incrementado las ofertas de trabajo y los programas formativos para especializarse en cumplimiento normativo. Han evolucionado las asociaciones profesionales, etcétera.

 

Cada vez son menos los empresarios que desconocen el término

 

En estos años, las empresas que ya disponían de un departamento específico de compliance, o decidieron implantarlo en ese momento, han madurado. Su cometido se ha hecho un hueco privilegiado en las organizaciones. Otorgan una seguridad jurídica razonable, en la toma de decisiones a la Dirección. Y dotan de una mayor integridad a la empresa. Lo que perciben sus empleados, clientes, proveedores y, por supuesto, sus accionistas, inversores y propietarios.

 

 

El comportamiento íntegro como negocio.

En el seno de muchas de estas empresas, probablemente la implementación del compliance ha producido roces que finalizaron en sinergias. Sus  competencias se han incrementado e internacionalizado y han aumentado sus recursos. Su función parece estar destinada a ser el aceite que engrasa la maquinaria empresarial. Coordinando las segundas líneas de defensa;  protegiendo el valor de la empresa, junto con Auditoría. Con estrecha relación con el negocio y facilitando su día a día mediante la priorización de riesgos y el asesoramiento específico. Demostrando, en definitiva, que sí se puede hacer negocio con un comportamiento íntegro en el mercado. Y  el negocio, sin duda, será más sostenible a medio y largo plazo. 

 

 

Sí se puede hacer negocio con un comportamiento íntegro en el mercado y que el negocio, sin duda, será más sostenible a medio y largo plazo. 

 

 

Evolución.

Los sistemas de gestión certificables ya incluyen el compliance y temas más específicos como la prevención de la corrupción o el denominado Tax Compliance. Aunque no dejan de ser voluntarios, demuestran ser muy eficientes. Sirven para organizar procesos internos y ayudar a las organizaciones a posicionarse en el mercado. 

La recientemente aprobada legislación sobre reporte de la información no financiera ha supuesto un importante empujón. Según recoge, las empresas que cumplan unas características concretas deberán entregar, junto a su auditoría de cuentas, un reporte con la información no financiera. Además, deberá ser verificado.

Esto supone dos grandes avances:

  • Obliga definitivamente, por imperativo legal, a muchas empresas que aún podían pensar que esto no era necesario; y al ser verificado, tendrá que disponer de hechos concretos y trazables para ser demostrados.
  • Los comportamientos empresariales serán juzgados desde más puntos de vista por profesionales cada vez más rigurosos.

 

Por todo lo expuesto, me atrevo a constatar que el compliance abandona la infancia y está en rumbo a una etapa de madurez.

 

En un futuro inmediato ganarán peso el compliance laboral. Éste luchará por la existencia de políticas laborales y buen clima e igualdad salarial. El compliance medioambiental, que mirará por la medición y disminución de impactos sobre el entorno. También el compliance social. 

El compliance Penal se verá reforzado, entre otras cosas, con nuevas políticas y medidas de lucha contra la corrupción y con la implementación de canales de denuncia abiertos para todos los grupos de interés.

 

Empleando un cono de carretera como megáfono ¿Para denunciar?

 Eficiencia.

La eficiencia con la que realicen su labor los profesionales del compliance es un factor clave de aportación de valor al negocio. Justo hace un año analizábamos estos puntos en el III Encuentro de Cumplen, Asociación de Profesionales de Cumplimiento Normativo, y los revisaremos de nuevo los próximos 24 y 25 de enero, en la próxima edición de esta cita anual de nuestro sector. Una reunión que contará con más de cuarenta ponentes institucionales y de grandes corporaciones, que inaugurará la ministra de Justicia, y en la que compartiremos experiencia y conocimientos en un panorama cambiante, y lleno de retos, como es el del cumplimiento normativo.

 

Eduardo Navarro es Responsable Cumplimiento Corporativo en Calidad Pascual y Vicepresidente de Cumplen.


Canal Compliance12 abril, 2018
industry-839254_1920-1280x773.jpg

3min935

¿Cual es la diferencia entre un Técnico PRL y un Compliance Officer Laboral?

Almudena Estébanez Palacios, a través del Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo, publicaba un estudio en el que se desarrolla y enumeran los puntos de la relación entre el Cumplimiento normativo (Compliance) y la Prevención de Riesgos Laborales (PRL).

El Código Penal establece diversos tipos penales en que puede incurrir el empresario. En el caso de la seguridad de sus trabajadores se tipifica precisamente este delito, “contra la seguridad y la salud en el trabajo”.

El estudio  introduce el sentido del Compliance tras la reforma del Código Penal. Tras la cual se apunta a las personas jurídicas como potenciales “imputables, condenables, ….”.

En el caso del Compliance, muchos, incluso desde la cúpula de los colectivos compliance, apuntan a los expertos en PRL como figuras idóneas -no únicas- para la asunción de las responsabilidades en materia de cumplimiento normativo de las organizaciones. Esto se debe a la experiencia y facultad adquirida de los Técnicos PRL en el análisis y gestión de riesgos. Aspecto vital para el desarrollo de la figura del Compliance Officer.

Pizarra PRL Vs compliance

PRL Vs #COL

En el trabajo de Almudena Estébanez Palacios se apunta a la figura del Compliance Officer Laboral – ya sea persona o departamento -, como responsable de evaluar y controlar el riesgo de que se produzca un delito laboral. Incluidos los delitos contra la seguridad y salud de los trabajadores. Será éste el encargado de diseñar y mantener el mapa de riesgos. De la misma manera  que tendrá que elaborar de forma previa a su vigilante labor.

Se podría incurrir en el error de considerar que las funciones son las mismas: el técnico PRL y el Compliance Laboral. El estudio del Instituto Regional de Seguridad y Salud apunta las diferencias.

NOTICIA PRL COMPLIANCE ORIGINAL


Canal Compliance26 marzo, 2018
fabrica-abandonada-1280x853.jpg

6min1367

Compliance Penal, Fiscal, Compliance Laboral…

¿Donde poner el punto de mira para cumplir y hacer cumplir en el seno de las empresas?

El cumplimiento normativo debería afectar a todos los ámbitos de la actividad de la empresa. Desde el escaparate a la trastienda, desde su gestación hasta su posible disolución. (Concepto este que en términos compliance empieza a conocerse como la pena capital de las personas jurídicas). No podemos seleccionar donde debemos cumplir, pues se debe cumplir en todos los ámbitos. Se debe cumplir en todas las áreas de la actividad empresarial, en todas las acciones de cualquier organización. Antes de la reforma del 31 bis, se debía hacer por sentido común. Tras la reforma del código penal, por que las personas jurídicas también son responsables. Tratamos hoy de Compliance Laboral

COMPLIANCE LABORAL

A pesar de lo dicho, a veces debemos centrar nuestra atención en determinadas áreas del cumplimiento normativo. Focalizar nuestra acción preventiva por áreas para que ésta resulte eficaz. El Código Penal contempla más de una veintena de delitos al hablar de la responsabilidad penal corporativa. El Compliance Laboral persigue la acción preventiva en todo lo relacionado con la gestión de los recursos humanos. Área del que parten muchos de los delitos tipificados..

 

Solicita información y una DEMO gratis

La actividad preventiva de cumplimiento en el ámbito laboral se puede iniciar desde los requisitos básicos para implantar un Sistema de Gestión de Compliance Laboral, ceñido a los estándares internacionales o desmenuzando los criterios de los convenios de la OIT (Organización Internacional del Trabajo)

Si pretendemos ser más exhaustivos lo ideal sería tomar conocimiento del estado real de la situación laboral de las plantillas de cada organización. Siendo la mejor forma en este caso, la realización de una auditoría laboral. Analizar e informar de esta situación, en definitiva.

AUDITAR PARA DETERMINAR

Para determinar cuál es la situación laboral se debe seguir el esquema típico de puesta en marcha de sistemas de cumplimiento aplicado al ámbito laboral. Lo que muy someramente sería:

  • Elaboración de un plan de prevención
  • Evaluación de los riesgos
  • Planificación
  • Formación (de la plantilla y diferentes estratos jerárquicos)
  • Medidas de emergencia
  • Participación de la plantilla
  • Control de la salud

 

Será determinante que nuestro sistema de Compliance Laboral se integre con el resto de procedimientos internos. Éstos, muchas veces, se pueden haber creado a salto de mata; desvinculados unos de otros y perdiendo la efectividad de las sinergias comunes. Se crean procedimientos internos, protocolos de actuación, códigos éticos, planes de emergencia, etc. Nuestro sistema Compliance Laboral deberá integrarse para aprovechar las sinergias del enfoque común.

Nuestro sistema de Compliance Laboral tiene que servir no sólo para disponer de un procedimiento interno y cumplir con lo que dice la norma. El sistema deberá servir para garantizar un eficaz cumplimiento y por tanto evitar las consecuencias judiciales derivadas de los potenciales incumplimientos.

PRL y COMPLIANCE LABORAL

Ya con nuestro sistema de cumplimiento laboral en vigor las tareas de los responsables de cumplimiento (Compliance Officer) pasarán por tutelar de cerca aspectos muy relacionados con los que contempla la Prevención de Riesgos Laborales. – Es precisamente por esta circunstancia y por la capacidad de los técnicos PRL para evaluar riesgos, por la que muchos apuntan a la figura de los profesionales PRL como idóneas para desempeñar las tareas del compliance Officer, incluso en ámbitos más allá del laboral– Por tanto, el compliance Officer, en este caso vigilará condiciones de trabajo; pero además aspectos relacionados con la igualdad de género, protección de datos y por supuesto Prevención de Riesgos Laborales y Seguridad y salud en el trabajo.

Incumplir la normativa laboral actual conlleva la imposición de duras y cuantiosas sanciones legales, en consecuencia muchas acciones y proyectos pueden declararse nulos, en definitiva, cuantiosas pérdidas económicas y reputacionales.

Se hacen imprescindibles, por tanto la puesta en marcha de procedimientos específicos para cumplir con las obligaciones laborales y no incurrir en incumplimientos con desastrosas consecuencias para las personas jurídicas.



Acerca de

Canal Compliance, surge con el afán de convertirse en canal de comunicación  e información Compliance. Estamos seguros de los beneficios sociales y empresariales del cumplimiento normativo. Somos conscientes que la eficacia de la norma se debe sustentar en la creación de una verdadera cultura Compliance y que ésta no es posible sin un verdadero canal de comunicación, una herramienta que permita que la información fluya con libertad e independencia y que ésta alcance a todos los actores del sector del Cumplimiento normativo.


CONTÁCTENOS

POR TELÉFONO