Juan Carlos GalindoJuan Carlos Galindo23 enero, 2019
transferencia-dinero-0-201901-1280x720.jpg

12min2257
Los individuos que actúan como “banqueros” o “Hawaladers” suelen ser personas  bien conocidas, que gozan del respeto dentro de sus comunidades.

 

Un sistema informal de envío de dinero se puede definir como cualquier mecanismo o red de personas dedicadas a recibir dinero con el propósito de que un tercero pueda disponer de esos fondos o su equivalente. Estos mecanismos se vienen utilizando desde antiguo en muchas regiones del sur de Asia. Sobre todo antes del establecimiento de la banca occidental.

Fue desarrollado en India con anterioridad al establecimiento de la banca occidental. Constituyó un componente fundamental de su infraestructura comercial y financiera. Hawala significa “transferir” en lengua árabe y es una forma de enviar dinero de un lugar a otro sin que exista un movimiento físico de fondos.

Los individuos que actúan como “banqueros” o “Hawaladers” suelen ser personas  bien conocidas, que gozan del respeto dentro de sus comunidades y que están conectados a través de una amplia red de operadores  a lo largo y ancho de todo el mundo. La entrega del dinero a su destinatario final está garantizada, ya que la pérdida de confianza en un operador equivale a su desaparición.

 

La entrega del dinero a su destinatario final está garantizada, ya que la pérdida de confianza en un operador equivale a su desaparición.

 

 

Como se lleva a cabo el  Hawala.

¿Pero, como se lleva a cabo el  HAWALA?, bien, veamos, se requiere de la participación de cuatro personas: un remitente de los fondos, un receptor de dichos fondos y dos “Hawalader”, cada uno en los respectivos países del remitente y del receptor, entonces,

  • El sujeto “1” entrega el dinero a un Hawalader en el país “A”.
  • El Hawalader en el país “A” proporciona al sujeto “1” un código u otra forma de identificación.
  • El Hawalader en el país “A” notifica a su homónimo en el país “B” por teléfono, Fax, mail o mensajería instantánea, el importe de la cantidad a pagar al sujeto “2” y el código.
  • El sujeto “1” contacta con el receptor, el sujeto “2” en el país “B” para proporcionarle el código.
  • El sujeto “2” acude al Hawalader en el país “B”, proporcionándole el código adecuado y recibiendo a cambio la cantidad de dinero estipulada.

El operador suele cobrar una pequeña comisión por sus servicios y también puede beneficiarse del diferencial entre el tipo de cambio oficial y el del mercado negro en el país “B”. En la operación no se produce movimiento de fondos entre los dos operadores.

 

Trasferencia de dinero

 

 

 

El Hawalader.

El Hawalader en el país “A” utilizará el dinero recibido para atender a futuros pagos que en la dirección contraria le sean requeridos por su homónimo. El del país “B” tendrá como fuente de dinero las cantidades entregadas por los ciudadanos de ese país para ser enviadas al exterior.

O bien utiliza una institución financiera formal, como puede ser un banco, para completar el proceso, seria así:

El propietario de un negocio, que genera grandes cantidades de dinero en efectivo (tiendas de comestibles, restaurantes, agencias de viajes, locutorios telefónicos, importación/exportación, etc.), y que suele ser un inmigrante, puede aceptar dinero de sus clientes que quieren enviarlo a otras personas en sus países de origen.

El dinero que el operador recibe para ser enviado a personas en otros países se mezcla con los fondos generados por la actividad comercial regular. Se ingresa en una cuenta personal o a nombre del negocio en un banco local. Después de un período de tiempo, durante el cual el dinero correspondiente a múltiples envíos se acumula, el Hawalader en el país “A” realiza una transferencia electrónica desde su cuenta directamente a la del Hawalader en el país “B”.

 

El dinero que el operador recibe  se mezcla con los fondos generados por la actividad comercial regular

 

Envío de fondos a una cuenta abierta.

Una alternativa puede ser el envío de los fondos a una cuenta abierta en una institución financiera ubicada en un centro de actividad de este tipo de operaciones (Emiratos Árabes Unidos, Londres, Nueva York o Hong Kong). Posteriormente, los fondos se remiten al Hawalader en el país “B” a través de transferencias sucesivas a su cuenta bancaria, de donde se retiran y entregan a su destinatario final.

Una forma de saldar las cuentas entre los dos operadores puede ser la siguiente: tras un periodo de tiempo, se compran instrumentos negociables con el dinero de la cuenta (cheques de caja, giros) que son transportados de contrabando al país de destino.

 

Envío de dinero

 

Ventajas del Hawala.

Comparado con cualquier mecanismo formal de envío de dinero, el hawala podría parecer incómodo y arriesgado, sin embargo, son muchas las razones para utilizar este sistema.

Su bajo coste en comparación con las comisiones de la banca formal o cualquier otro sistema de envío de dinero como Western Unión o MoneyGran.

La eficacia, ya que una transacción puede ejecutarse en un día, en contraste con el mayor tiempo que puede requerir una transferencia internacional que requiere la intervención de un banco corresponsal en el país receptor y puede sufrir retrasos motivados por días festivos, fines de semana o diferencias horarias.

 

Esta complejidad conlleva, en ocasiones, la pérdida del dinero en el tránsito de una oficina bancaria a otra

 

La seguridad. Una transferencia internacional puede suponer cierta complejidad al requerir la intervención del banco local del cliente, su banco corresponsal, o la oficina principal del banco y su sucursal en el país receptor del dinero. Esta complejidad conlleva, en ocasiones, la pérdida del dinero en el tránsito de una oficina bancaria a otra, con el consiguiente retraso. Por el contrario, una transferencia a través de un operador de hawala se puede completar en unas horas.

La ausencia de justificación documental. Incluso, aunque el dinero que se va a enviar tenga una procedencia legal, determinadas personas pueden preferir permanecer en el anonimato. Es poco probable que los Hawalader mantengan registros de los envíos realizados por sus clientes que permitan la identificación.

El hawala y le blanqueo de capitales.

El Hawala puede utilizarse en cualquiera de las tres fases del proceso de blanqueo de capitales: colocación, transformación e integración.

Colocación.

En la fase de colocación, el dinero procedente de actividades delictivas se introduce en el sistema financiero. En las operaciones de blanqueo el principal problema suele ser el manejo de grandes cantidades de dinero en efectivo. Una forma de burlar estos requerimientos es mediante el fraccionamiento de las transacciones en cantidades pequeñas.

Transformación.

En la fase de transformación, el blanqueador manipula los fondos ilícitos con el objetivo de alejarlos de su procedencia delictiva. Uno de los mecanismos que suele aparecer en este proceso es la transferencia del dinero de una cuenta a otra

La transferencia del dinero a través del hawala dificulta el rastreo documental. La manipulación de las facturas de compraventa, la validez de los precios aplicados en dichas operaciones, la mezcla del dinero procedente de los envíos con el de la actividad comercial legal desarrollada por el operador, unidos a una red de envíos compleja crea un rastro mucho más difícil de seguir que el de una simple transferencia electrónica.

Blanqueo.

En la última fase de blanqueo, la integración, el dinero se invierte en otros activos. Se emplea por los delincuentes para disfrutar un alto nivel de vida. Pero también se reinvierte en actividades delictivas. Las características que lo convierten en una herramienta potencial de encubrimiento, lo hacen ideal para la integración del dinero. Otorgándole una apariencia de legitimidad. Una vez conseguida dicha apariencia el dinero puede ser invertido en un negocio legítimo. También se envía al país de procedencia como rendimiento de una legítima inversión.

 

La opacidad de todos los procesos hacen del HAWALA (BLACK), el sistema preferido de envío de dinero en procesos del  blanqueo

 

En definitiva, la opacidad de todos los procesos, incluidos quienes son los Hawaladers, y su garantía absoluta de confidencialidad y seguridad en el envío, hacen del HAWALA (BLACK), el sistema preferido de envío de dinero en los procesos del  blanqueo de capitales producto del terrorismo y para su financiación.



Acerca de

Canal Compliance, surge con el afán de convertirse en canal de comunicación  e información Compliance. Estamos seguros de los beneficios sociales y empresariales del cumplimiento normativo. Somos conscientes que la eficacia de la norma se debe sustentar en la creación de una verdadera cultura Compliance y que ésta no es posible sin un verdadero canal de comunicación, una herramienta que permita que la información fluya con libertad e independencia y que ésta alcance a todos los actores del sector del Cumplimiento normativo.


CONTÁCTENOS

POR TELÉFONO