Canal Compliance18 septiembre, 2018
juan-ignacio-hernandez-negotia-derechodeportivo-1280x960.jpg

12min923

Entrevista a Juan Ignacio Hernández, socio de NEGOTIA y director del área jurídica deportiva, SPORTLEX

Se celebra, en el ilustre colegio de abogados de madrid, la Jornada de Derecho Deportivo que organiza Lawyerpress y que cuenta con algunas de las figuras más representativas del mundo del derecho deportivo.

Una de estas figuras es Juan Ignacio Hernández, socio de NEGOTIA y director del área jurídica deportiva, SPORTLEX, que es además especialista en Derecho Deportivo y  Máster en Derecho Deportivo (2012-2013).

 

 

Canal Compliance entrevista al ponente

CC.Desde hace un tiempo a los clubes de fútbol se les mostraba en círculos compliance como ejemplarizantes, de hecho les es imprescindible contar con Compliance Officer, sobre todo si se quiere formar parte de La Liga, quien también dispone de su propio departamento Compliance.

Pero no sólo de fútbol vive el deporte.¿En este sentido cómo describiría la situación en referencia al cumplimiento normativo en el resto de clubes, del resto de deportes deportes?

JIH. Desgraciadamente, es difícil saber qué sucede en otros deportes. Incluso en el fútbol aficionado, puesto que la información es muy escasa. A pesar de que la transparencia, obligatoria por ley, acerca de los esfuerzos realizados por clubes y pequeñas federaciones en materia de cumplimiento normativo, conlleva una mejora evidente en la imagen de esas entidades deportivas. Lo cierto es que no trasladan esa información a sus asociados, y tampoco llega a la opinión pública en general. No obstante, en términos generales, el cumplimiento es muy escaso, bien por desconocimiento, bien por falta de medios.

 

 

… el cumplimiento es muy escaso, bien por desconocimiento, bien por falta de medios.

 

 CC. ¿El fútbol es referente para el resto de deportes?

JIH.Por supuesto, lo es, debe serlo. La repercusión económica y social del fútbol en cualquier ámbito es muy grande. Debe ir por delante. Lo que sucede es que no es fácil trasladar a otros deportes las experiencias del fútbol: no disponen de las mismas herramientas, no tienen recursos siquiera parecidos.

 

Juan Ignacio Hernández 

 

CC. El Fair Play es un máxima deportiva en las canchas y pistas. ¿En el deporte, lo es también en los despachos de los clubes?

JIH. Esa es la idea. Aunque tanto en la vida como en el deporte, siempre se buscan los límites de ese Fair Play, o incluso la forma de eludirlo. También en el terreno de juego, en la cancha. Siendo optimistas, al menos se ven iniciativas, y normativas. Éstas persiguen que en los despachos se respete el juego limpio.

 

CC. ¿Cuál sería la figura social (tipo de sociedad) idónea para el establecimiento y mejor funcionamiento de los sistemas compliance ?

JIH.No sé si se puede hablar de una figura idónea. Creo que más bien dependerá del tamaño de la entidad, de los recursos que maneje. Cuanto mayores sean esos recursos, más controles necesitará. En entidades de mediano o pequeño tamaño, lo mismo que no tiene sentido constituir una SAD (Sociedad Anónima Deportiva), sería absurdo, por imposible, intentar implantar un programa de prevención del delito muy desarrollado, o pretender que cuenten con un Compliance Officer. Así, creo que las exigencias deberían simplificarse para clubes pequeños o para pequeñas federaciones, o incluso, contar con la ayuda o el asesoramiento de la administración deportiva correspondiente.

 

… en la vida como en el deporte, siempre se buscan los límites de ese Fair Play

 

CC. ¿Cómo influye en el cumplimiento, o en los potenciales incumplimientos las apuestas deportivas? Dicen que no hay vestuario en el que no se hable de las apuestas deportivas y de su estado durante los partidos, ¿Esto sólo pasa en el fútbol.

JIH. Si vuelve a salir el fútbol es por algo… Aunque es cierto que ahora se puede apostar a casi todo. Cualquier deporte en el que haya interés mediático va a ser objeto de apuestas. Y como la regulación y el control de las apuestas en un mundo global es complicada, resulta imposible evitar los fraudes. Ya que no se puede impedir el fraude, al menos que los clubes sean responsables en el ámbito doméstico. Que ejerzan controles entre empleados y deportistas. Aunque conociendo la estructura y los recursos de los clubes modestos, a veces la batalla está perdida desde el comienzo.

 

CC. ¿Acaso todo tiene que ver con el aspecto económico del deporte, de las sociedades (Derechos de imagen, fichas de deportistas, derechos de emisión…)?

JIH. Evidentemente. El deporte es un gran negocio, sobre todo el deporte de competición. Me atrevería a afirmar que los aspectos románticos del deporte base casi han desaparecido. Incluso de las oficinas de los clubes modestos. Más aún cuando hablamos del deporte profesional, que mueve más dinero del que nos podemos imaginar.   

 

 

Me atrevería a afirmar que los aspectos románticos del deporte base casi han desaparecido… 

 

La función del Compliance Officer

CC. ¿Cuál sería la función de un compliance officer en un club o sociedad deportiva?

JIH. No podemos establecer demasiadas diferencias entre un Compliance Officer de una entidad deportiva y el de cualquier otra sociedad o entidad en general. Las diferencias están en el tipo de delitos, de incumplimientos, en los que se puede incurrir con mayor probabilidad en el ámbito deportivo. Como las apuestas fraudulentas, blanqueo de capitales, delitos contra la Hacienda Pública, etc. Y sobre todo, incidir en la imprescindible formación de los integrantes del club.Fundamentalmente de los deportistas; aquí se encontrarán con el problema de la elevada “movilidad laboral” de los jugadores, de los deportistas. El C. Officer en el ámbito deportivo debe añadir, a las exigencias normales de un buen Compliance Officer, el conocimiento del deporte.    

 

CC. ¿Cuáles son los riesgos del compliance deportivo, más allá de los más mediáticos de los grandes y no tan grande clubes de fútbol?

JIH. Siempre es posible que la implantación del Programa de prevención de delitos, del Compliance, se quede en el papel. Que no sea más que el salvoconducto que sirva para evitar una condena, una sanción. Cuando debería servir para crear una cultura de cumplimiento de las normas.  

Pero más que riesgos, hablaría de las dificultades de su implantación. Nuevamente me remito a la falta de recursos. Y a la “exigencia” establecida en la Circular 1/2016 de la Fiscalía general del Estado. Que los Compliance Officer sean integrantes de la entidad, formen parte de la misma. Permitir la externalización de este servicio abarataría costes, y facilitaría la implantación de controles en pequeñas entidades.

 

CC. ¿Debe tener unas características singulares  un sistema compliance para una sociedad o club deportivo, de qué dependen las diferencias?

JIH. Conocimiento del derecho deportivo, y, en mi opinión, también del mundo del deporte. Y si es posible, de la modalidad deportiva en particular. Los programas de prevención, los Compliance de las entidades deportivas no requieren características especiales. Aunque sí deben tener en cuenta la transcendencia social de lo que tienen entre manos. Es decir,todo lo que rodea al mundo del deporte tiene especial presencia en medios y redes sociales.   

 

 



Acerca de

Canal Compliance, surge con el afán de convertirse en canal de comunicación  e información Compliance. Estamos seguros de los beneficios sociales y empresariales del cumplimiento normativo. Somos conscientes que la eficacia de la norma se debe sustentar en la creación de una verdadera cultura Compliance y que ésta no es posible sin un verdadero canal de comunicación, una herramienta que permita que la información fluya con libertad e independencia y que ésta alcance a todos los actores del sector del Cumplimiento normativo.


CONTÁCTENOS

POR TELÉFONO