Canal Compliance28 mayo, 2018
alba-lema-dapena-201805-1280x729.jpg

18min1009

La World Compliance Association, a través de su comité “Compliance y sector pesquero”, junto con la colaboración de La Xunta de Galicia y ABANCA, organiza el primer congreso internacional de compliance en el sector de la pesca.

Alba Lema

Se trata de un evento único. Es el primer congreso de estas características a nivel mundial. Uno de los eventos del año de la industria pesquera en nuestro país. Ponentes del más alto nivel de todo el mundo se darán cita en Vigo los días 6 y 7 de junio de 2018. ente los ponentes y al frente del evento, Alba Lema.

 

Alba Lema : Licenciada en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela, Master Internacional en Compliance Officer/Controller Jurídico y Master en Human Resources Management por la London Metropolitan University. Cuenta con una dilatada experiencia en la prevención, gestión y control de riesgos de la empresa, como resultado de más de diez años de ejercicio como abogada y asesora jurídica de empresas. Actualmente es la responsable del comité de trabajo de “Compliance y sector pesquero” de la World Compliance Association. Además, es la directora académica del Programa Ejecutivo de Corporate Compliance de la Escuela de Finanzas de La Coruña (EF business School).

 

 

P. A veces da la sensación que sobre compliance está todo dicho. Luego llega uno a la biblioteca de la UCLM y comprueba la ingente cantidad de volúmenes sobre compliance y publicaciones existentes y comprobamos todo lo que nos queda por aprender ¿Estamos en pañales en materia Compliance?

R. En Compliance no está todo dicho ni mucho menos, el problema es que casi siempre se dice lo mismo. Estamos un poco saturados de asistir a charlas donde todo se centra en la responsabilidad penal de la persona jurídica y el 31 bis del CP, pero el compliance es más que eso y todavía tenemos muchísimo que aprender. Los países anglosajones llevan más de 50 años trabajando con este tipo de programas y nosotros prácticamente acabamos empezar.

 

En Compliance no está todo dicho ni mucho menos, el problema es que casi siempre se dice lo mismo

 

Los profesionales del compliance tenemos que explorar y ahondar en esta materia y para ello es necesario acudir a numerosas fuentes de información: bibliografía especializada, derecho comparado o guías de referencia de organismos internacionales, entre otras. Por eso, en mi opinión, para el diseño y elaboración de un programa de compliance realmente eficaz se requiere una formación específica y comprehensiva de esta materia y eso sólo se adquiere a través de muchas horas de dedicación al estudio.

P. ¿Cuáles son las singularidades del sector pesquero en materia compliance? o ¿Cómo, en qué medida, le afectan las medidas o sistemas compliance a un sector como el pesquero?

R. En primer lugar, me gustaría destacar la importancia que este sector tiene en nuestro país. España es el primer productor industrial de la UE en productos de pesca con el 20% de la producción y posee la flota más importante de la UE en términos de capacidad (GT). Además, la industria pesquera tiene un papel esencial en la creación de empleo ya que genera aproximadamente el 22% del empleo pesquero de la UE. Estos datos sitúan a este sector como uno de los más estratégicos en la economía de nuestro país.

Dicho esto, se trata de un sector con muchas peculiaridades; para empezar se trata de una industria que está tremendamente regulada, existe lo que algunos denominan una “hiperinflación legislativa” que prácticamente no tiene parangón alguno con otros sectores. Esto dificulta el diseño y elaboración de los programas de cumplimiento ya que implica tener un profundo conocimiento del sector. Además, es un sector con numerosas actividades de riesgo. Si consideramos todo el proceso “del barco al plato” nos encontramos con riesgos de muy diversa índole que comprenden, entre otros: los delitos contra la salud pública, el contrabando, el fraude, la corrupción o lo delitos contra la hacienda pública y la seguridad social. Así pues, una deficiente identificación y evaluación de estos riesgos podría viciar todo el sistema de gestión de compliance de una determinada organización que devendría totalmente ineficaz.

A modo de ejemplo, te puedo contar que, recientemente, auditando un programa de cumplimiento de una empresa del sector, detectamos la ausencia del delito de contrabando en su matriz de riesgos. Este error puede ser fatal para la organización ya que al no contemplarse este riesgo en particular, tampoco se contemplaban las medidas y controles para prevenir el mismo o, al menos para mitigar sus efectos en el caso de aquel llegue a producirse.

 

Barcos de pesca amarrados

 

P. Le he oído hablar de forma muy positiva del Compliance en Galicia ¿Considera que existen diferencias sobre la cultura compliance con el resto del país?. De ser así ¿Qué circunstancias se dan en Galicia?.

R. De lo que me habrás oído hablar muy positivamente es del interés que hay en Galicia por el Compliance. De hecho, los cursos y congresos que hemos organizado aquí, siempre han tenido muy buena acogida. Y además recibo numerosas consultas en el despacho interesándose por este asunto. Ahora bien, cuando hablamos de cultura de compliance, eso ya es otra cosa. Siempre digo que los gallegos tenemos muchísimas virtudes: somos muy solidarios, generosos, acogedores… pero hemos de reconocer que el cumplimiento, en general, no es nuestro punto fuerte.

En todo caso, no creo que la falta de cultura de cumplimiento sea solo una cuestión de los gallegos ni mucho menos, sino que creo que puede predicarse también del resto de España. Lamentablemente, en este país, nos despertamos a diario con un nuevo caso de corrupción de los que son o han sido nuestros dirigentes políticos y eso, definitivamente, no ayuda a implantar una verdadera cultura de cumplimiento. El impulso de la cultura ética tiene que salir obviamente de uno mismo, pero es importante que nuestros dirigentes políticos y la gobernanza de todo tipo de entidades públicas y privadas lideren este tipo de comportamientos, lo que en materia de compliance se conoce como el “tone from the top.”

 

Lamentablemente, en este país, nos despertamos a diario con un nuevo caso de corrupción de los que son o han sido nuestros dirigentes políticos y eso, definitivamente, no ayuda a implantar una verdadera cultura de cumplimiento

 

P. El congreso de Vigo se centrará bastante en las medidas a adoptar por las organizaciones de la industria pesquera para hacer de ella una industria más ética, honesta y comprometida con el cumplimiento. ¿Son muy diferentes estas medidas a las de otros sectores de actividad?

R. Las medidas de control no difieren mucho en el caso de aquellos riesgos que son inherentes prácticamente a todas las organizaciones por el mero hecho de desarrollar una actividad, como sería el caso de los delitos contra la hacienda pública o la seguridad social, por poner un ejemplo. Ahora bien, para riesgos específicos del sector pesquero, deben diseñarse medidas concretas que se adapten a las particularidades de la actividad pesquera. Así por ejemplo, medidas de trazabilidad para garantizar la seguridad alimentaria o medidas de vigilancia y control durante la descarga de mercancías, pueden contribuir a evitar delitos contra la salud pública y los delitos de contrabando, respectivamente.

P. ¿Cuál ha de ser el perfil de las personas que deseen participar en el congreso de Vigo?

R. El congreso va dirigido a un amplio espectro de profesionales de la industria pesquera, ya que ésta abarca desde armadores, empresas conserveras, pesqueras, hasta organizaciones de logística del frío o transporte. Asimismo, el contenido del congreso es de interés para todos los empleados de la organización con independencia del cargo que ocupen. La implantación y eficacia de un programa de cumplimiento depende -en gran medida- de la implicación de todos los empleados y del rol que debe asumir cada uno en el mismo.

También se trata de un evento diseñado para profesionales dedicados a la elaboración de programas de cumplimiento (abogados, consultores y asesores) ya que les permitirá conocer las particularidades de este sector y, por ende, cómo abordar un programa de cumplimiento en el seno de una organización de la industria pesquera.

 

Redes de pesca

 

P. Su ponencia en el congreso será sobre el “Alcance y requisitos de los programas de cumplimiento en el sector pesquero” No le pedimos que desvele el contenido de la misma, pero, ¿Puede perfilar lo que escucharemos?

R. Sí, básicamente quiero hacer especial hincapié en la necesidad de que los programas de cumplimiento en la industria pesquera se hagan atendiendo a las especiales circunstancias de la empresa y a la naturaleza de las actividades que desarrollan las organizaciones del sector.

Hay que huir de programas “estereotipados” y bajar a la realidad de cada empresa, de modo que los planes de cumplimiento deben realizarse en función del contexto interno y externo de una determinada organización.

Asimismo analizaremos las normas de alcance internacional en las que establecen las pautas o directrices para la elaboración de un eficaz programa de cumplimiento en el seno de la industria pesquera. La metodología para la identificación y análisis de riesgos también serán objeto de análisis.

 

Hay que huir de programas “estereotipados” y bajar a la realidad de cada empresa

 

P. Aunque desarrollando otras funciones, usted ha trabajado bastante fuera de España. ¿Puede hacernos una comparativa sobre la implantación de la cultura compliance respecto a nuestro país?

R. Pues precisamente en los últimos años he vivido en dos países totalmente antagónicos en lo que a cultura de cumplimiento se refiere: Reino Unido y Bulgaria. En el primero, la cultura del compliance está muy enraizada en el país y forma parte de propia la cultura británica, mucho más formalista y recta que la de los países mediterráneos. Evidentemente, esto tiene su reflejo en la cultura compliance de las empresas, mucho más madura y desarrollada que la nuestra. En concreto la Brivery Act británica del año 2010, que es considerada como una de las normas más estrictas y severas en materia de corrupción a nivel internacional, surgió con el objetivo de modificar la compleja normativa anti soborno existente en Reino Unido hasta esa fecha. Alguna de esas normas, actualmente derogadas, datan del año 1889 así que -como puedes comprobar- nos llevan unos cuantos años de ventaja.

Por lo que respecta a Bulgaria, según el último índice de corrupción elaborado por TI (Transparencia Internacional), este es el país más corrupto de la UE. A esto hay que añadir que Bulgaria, a día de hoy, no contempla en su ordenamiento jurídico la responsabilidad penal de la persona jurídica. Por lo que los planes de compliance son prácticamente desconocidos para las empresas, salvo aquellas organizaciones de carácter internacional o grandes corporaciones. Los países del este de Europa todavía tienen mucho camino que recorrer para implantar esta cultura de cumplimiento en las empresas y creo que todavía tendrán que pasar muchos años para estar a la altura de los países de cultura anglosajona.

 

(Cumplimiento normativo  en Reino Unido) Alguna de sus normas, actualmente derogadas, datan del año 1889 así que nos llevan unos cuantos años de ventaja

 

P. Finalmente ¿Qué importancia le da a la formación para que fragüe el establecimiento de la cultura compliance?

R. La formación es un elemento absolutamente fundamental para imbuirnos de una verdadera cultura de cumplimiento. Ahora bien, yo prefiero hablar de sensibilización y concienciación, más que de formación, ya que -en mi opinión- es lo que realmente necesitamos para que la cultura del cumplimiento “cuaje” en nuestra sociedad y, por ende, en las organizaciones. La formación es vital para la implantación de los programas de compliance, pero lo que realmente necesitamos en este país es un cambio de mentalidad.

 

La formación es vital para la implantación de los programas de compliance, pero lo que realmente necesitamos en este país es un cambio de mentalidad

 

No es la primera vez que me habrán oído decir, que somos el país de la picaresca, del Lazarillo de Tormes, de “tonto el último”. El país donde los comportamientos poco éticos se justifican con aquello de “es que todo el mundo lo hace”. Pues bien, por ahí es precisamente por donde hay que empezar, haciendo ver a la gente que los comportamientos éticos son los que deben inspirar y regir nuestra actividad profesional, y que –a largo plazo- la cultura del cumplimiento y de las buenas prácticas tendrá muchos más efectos positivos, en términos económicos, de competitividad y de reputación, que el incumplimiento sistemático de la ley.



Acerca de

Canal Compliance, surge con el afán de convertirse en canal de comunicación  e información Compliance. Estamos seguros de los beneficios sociales y empresariales del cumplimiento normativo. Somos conscientes que la eficacia de la norma se debe sustentar en la creación de una verdadera cultura Compliance y que ésta no es posible sin un verdadero canal de comunicación, una herramienta que permita que la información fluya con libertad e independencia y que ésta alcance a todos los actores del sector del Cumplimiento normativo.


CONTÁCTENOS

POR TELÉFONO